jueves, 6 de junio de 2013

La época de exámenes

Vaya, que interesante parece esa mosca que revolotea alrededor de tu escritorio, qué elegancia tiene al aterrizar y en posarse sobre tu lámpara proyectando luz sobre tu pila de apuntes. Ella te mira con esa mirada sospechosa que sólo las moscas saben hacer, entrelazando sus patitas, como sabiendo que todo eso algún día será suyo. ¡Ah! Recuerdas también como añoras ver esa película que tanto te gusta, o te apetece salir a correr, o a la playa, la piscina, ¿no estoy demasiado blanco/a para eso? ¿No debería salir aunque fuera al balcón o abrir las ventanas de mi habitación e ir ya cogiendo color para no llegar de un tono pálido muerto a la playa dentro de unas semanas?

Seguramente esas y otras muchísimas preguntas se os han pasado por la mente en un momento u otro, sobre todo, en la época que estamos viviendo actualmente, la terrorífica época de exámenes.



Los exámenes nos roban nuestro tiempo vilmente, forzándonos a recluirnos en nuestras pequeñas cuevas para estudiar, en el mejor de los casos, durante horas, para poder conseguir ese aprobado que tanto deseamos. Pero también, la época de exámenes hacen florecer una pequeña parte de nuestro interior, unas habilidades ocultas que ni tan siquiera sabíamos que teníamos. De repente somos genios de la observación, la deducción abstracta y absurda de las cosas y una manera monstruosamente eficaz para despistarnos con cualquier cosa.

«¿Por qué elegí esta carrera de ingeniería mecánica? ¡Ah, sí, para poder hacerme una armadura de Iron Man! Cómo molaría ser Iron Man…» Luego, te das cuenta de que llevas tres horas mirando fotos suyas en internet, o te descubres a ti mismo viendo la película en tu ordenador en vez de estar estudiando. Ese es un ejemplo como otro cualquiera y, seguramente ahora estés recordando cosas así que te han pasado hace… ¿cuánto? ¿Quince minutos? Oye, ¿qué haces en esta página leyendo esto cuando deberías estar estudiando? Seguramente fuiste a buscar algo relacionado con tu asignatura y has acabado aquí, pero no te juzgamos, eso le ha pasado a todo el mundo, así que ¿has visto cuantos artículos y reseñas interesantes tenemos por aquí? ¿Por qué no le echas un ojo?.

Ah, no, que deberías estar estudiando. Estamos en época de exámenes y eso es lo que se hace, ¿no?

No vamos a engañarnos, la época de exámenes es, literalmente, como el cagar. Tienes esa sensación en el estómago de «no sé qué va a salir de ahí», te toca apretar y apretar hasta que no puedes más y, cuando lo has echado todo, te recorre una sacudida de gusto puro que te invade en una fantasmagórica sensación de ligereza. Porque, para qué vamos a engañarnos, los exámenes son una mierda.

Oye, ahora que lo recuerdo, yo debería estar estudiando…

_________________________________________________________


Podéis encontrar este artículo de opinión que también publiqué en la web de Frikarte

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.