martes, 28 de agosto de 2012

Gardáf


El joven despertó repentinamente con los primeros rayos de sol. Estaba agotado sin saber por qué, aunque, pese a no haberse levantado de la cama había pasado una noche ajetreada. Se incorporó y se sentó al borde de su cama, escuchando atentamente como crujían sus huesos y articulaciones con el mismo sonido que la leña al restallar en una hoguera. El muchacho comenzó a recapitular lo soñado aquella misma noche.
Recordaba salir de un sueño y entrar en otro una y otra vez, como aquel que resbala torpemente mil veces en la misma placa de hielo sin poder escapar. El muchacho intentaba recordar, pero no lo conseguía. Solo una palabra, una única palabra era la que recordaba después de toda aquella maratón de sueños: “Gardáf”.

Gardáf” pensó “¿Qué demonios significa ‘Gardáf’?”.

Se alzó de la cama como un puma se abalanza sobre su presa, provocando un intenso mareo que le desorientó, fruto de la incorporación repentina. Cuando por fin se encontró sereno y despejado apoyado en la fría pared de su dormitorio se dirigió a su despacho.

Confiaba que la sabiduría universal que se escondía en internet pudiera sacarle del embrollo y el embotamiento mental en la que se encontraba por culpa de una estúpida palabra.

Buscó en el diccionario virtual; no encontró nada. Volvió a buscar la misma palabra en tres idiomas distintos con el mismo resultado y rebuscó de nuevo una vez más en todos los idiomas que se le ocurrieron con idéntico resultado: nada.

Entonces el joven se dio cuenta de una cosa, no existía la palabra “Gardáf” para el resto de la humanidad… pero sí para él.

Acababa de ver nacer una palabra, y su mente somnolienta, era el padre. Así que él mismo se encargaría de darle un significado a aquella palabra.

Gardáf” significaría “sueños”, significaría “ilusión” y significaría “El poder…”

¿El poder de qué? Eso no importa, ya que al ser SU palabra, tendría el poder que él quisiera darle.


4 comentarios:

  1. :-O ¿será un poder malo o bueno? ¿Hay continuación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será el poder que él necesite darle :) Y no, no tengo pensada una continuación, pero gracias por interesarte tanto ^///^

      Eliminar
  2. Impresionante!!! Es la segunda vez qe la leo y me ha dejado igual de impresionada que cuando lo leí en verano :D
    Para la próxima cena de viernes inventate aunque sea una mínima continuación porqe el relato me ha dejado mordiendome las uñas de impaciencia!!! jajaaja

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito! Es perfecto tal y como está. A pesar de la rabia que me dan los microrrelatos este necesita serlo.
    Lo bonito del escrito es que te quedas con una sensación de que todo es posible. Me parece precioso. Y ahora lo triste sería pensar que en el momento en el que él le dé un significado, el poder que reside en la palabra por el simple hecho de no significar nada, desaparecerá. No, no. Es una decisión demasiado difícil como para que el pobre protagonista tenga público.
    Más que genial.

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.